Seis razones por las que viajar es bueno para tu salud

Todos vivimos buscando llenar nuestras necesidades básicas. Entre ellas está el ocio. Mi favorito, viajar. Una sola salida breve, fuera de la ciudad, para despejarte y vivir más el presente, alejado de la rutina, puede tener un impacto muy grande en tu salud.

Las necesidades fundamentales del ser humano son:

  • Certeza/seguridad
  • Crecimiento
  • Contribución
  • Importancia
  • Amor/conexión
  • Variedad/ocio

La última necesidad, el ocio, me encanta porque es una de las razones por las que decidí dedicarme a ayudar a las personas a enriquecer su estilo de vida. No solamente ayudándoles a generar ingresos residuales sino dándoles la oportunidad de incluso viajar gratis en cruceros de lujo para que en su familia no falte el ocio. Ya sabes, por salud. ;)

En todo caso, ese es otro tema. Pero es verdad que viajar puede ser muy beneficioso para ti y hoy voy a darte seis razones por las que viajar es bueno para tu salud.

1. Menos estrés

Desconectarte y dejar atrás la vida frenética de la rutina puede ayudarte a disminuir el estrés y a vivir más el presente. Si estás deprimido es porque vives en el pasado. Si estás lleno de ansiedad es porque vives en el futuro. Si estás en paz es porque vives en el presente y ESO es lo que viajar puede hacer por ti. Tu paz también es salud. Las personas que toman más vacaciones son menos proclives a estar tensas, cansadas o deprimidas. Es decir, tienen mayor calidad de vida.

2. Estimula tu cerebro

Para crear nuevas conexiones neuronales e incluso crear nuevas neuronas, la estimulación del cerebro es vital. Para lograrlo es clave entrenar a nuestro cerebro y hay tres elementos claves para hacerlo: enfrentar nuestro cerebro a la novedad, la variedad y el desafío. Viajar cumple con los tres. Adaptarse a nuevas sensaciones, paisajes, sonidos, aromas, etc., o tener que comunicarse en otro idioma estimulan el cerebro y lo vuelven más plástico y creativo. Viajar requiere normalizar lo extraño y esto es un desafío para tu mente, lo cual podría ser considerado como un entrenamiento acelerado. La SEN (Sociedad Española de Neurología) especifica que estos beneficios alcanzan incluso a personas que ya presentan una enfermedad neurológica. 

3. Un corazón más fuerte y sano

Un estudio realizado por el Transamerica Center for Retirement Studies® en Estados unidos, determinó que viajar reduce el riesgo de padecer infarto de miocardio, sobre todo para las personas mayores.  Las estadísticas indican que en las personas que viajan con frecuencia las probabilidades de sufrir un ataque al corazón son un 21% más bajas. Sobre todo para las personas que viven un estilo de vida muy sedentario, viajar puede ser una de las mejores cosas que pueden hacer por su salud.

4. Potencia tu autoestima

“Nuestras andanzas viajan con nosotros desde lejos, y lo que hemos sido nos hace lo que somos”

Mary Anne Evans

Viajar representa varios desafíos para la mente como ya lo habíamos comentado. Salir de tu zona de confort viajando es una de los mejores ejercicios para reforzar tu autoestima. Cuando tienes que moverte por nuevos sitios, conocer gente, hacerte un mapa mental de los lugares en los que estás y hacia dónde vas y con quién tienes que hablar pueden ponerte en circuntancias que te permiten socializar más y por ende mostrar mucho más de tu personalidad. Necesitas seguridad para hacer todo esto. Una alta autoestima ayuda en estos casos y si no la tienes tan alta, te aseguro que ponerte en esas situaciones te ayudará a reforzarla increíblemente.

5. Mayor amplitud para enfrentar los problemas

Cuando te alejas de tu vida cotidiana obtienes una nueva perspectiva de tu propia vida. Viajar te puede ayudar a entender nuevos puntos de vista, mejorar tu perspectiva y te permite desarrollar nuevas estrategias para enfrentar los problemas. A menudo, después de un viaje muchas personas valoran mucho más lo que tienen y dejan de quejarse (o lo hacen menos) por lo que les falta, lo cual les conduce, también, a un mayor bienestar emocional

6. Viajar te hace feliz

Viajar te proporciona una felicidad aún más importante que adquirir bienes materiales, por ejemplo. Las cosas son solamente cosas, pero los recuerdos e incluso la planificación previa a un viaje, provocan en nosotros una felicidad que no es efímera. Los recuerdos almacenados, la suma de las experiencias, brindan un placer y un bienestar de largo plazo, mucho más tiempo de lo que dura la satisfacción que se siente al comprar algo. Y no se diga cuando conoces a personas que, a veces, se convierten en amigos para toda la vida. Eso sí que es invaluable.

Por eso, ¡VIAJA!, hay demasiadas aventuras ahí fuera esperando a ser vividas. Si me lo preguntas a mí, viajar es mi mejor terapia. Se lo recomiendo a todos, es más vivo la vida que tanto deseo gracias a ayudar a más personas en el mundo a viajar y a disfrutar más de sus vidas. ¿Quieres ser una de esas personas? Contáctame por Instagram que me encantará que seas una más de esas personas que viven más felices y saludables gracias a un mejor estilo de vida.

Comparte este artículo con esa persona que SABES que necesita viajar. Te recomiendo además, el siguiente vídeo.

¿Cómo te contacto?