¿Sabes realmente cuál es la diferencia entre aprender y estudiar?

¿Te preocupa no tener la especialización, MBA, Maestría o Doctorado? ¿Sabes realmente cuál es la diferencia entre aprender y estudiar? Si la analizas, te aseguro que el no tener un título o un certificado no te detendrá nunca más de emprender en lo que quieras.

Estudiar no te garantiza el aprendizaje

Estudiar no te garantiza el aprendizaje, sobre todo si lo que tienes que hacer es memorizar cosas que no te van a servir en el día a día. Estudiar una carrera profesional no es una “varita mágica” que por sí sola te dará fama, éxito y fortuna. 

Estudiar es ejercitar el entendimiento para alcanzar a entender algo, aunque jamás lo consigas. O bien, puedes cursar tus estudios en una universidad aunque ello no te garantice el aprendizaje.

Desde la infancia nos enseñan a cursar estudios en vez de aprender estudiando. El objetivo es obtener acreditaciones académicas para en un futuro obtener un trabajo tradicional que además de no ser una pasión, es un sistema de trabajo que pronto estará obsoleto. Sin embargo, muchas personas acaban trabajando en áreas diferentes a las que estudiaron, perdiendo así durante años una veradera oportunidad de aprender, y sobre todo, de vivir haciendo algo apasionante.

Aprender es adquirir conocimientos, habilidades o actitudes por medio del estudio o de la experiencia.

Además de estudiando, podemos aprender leyendo libros, viendo documentales, consultando e investigando en internet, escuchando podcasts, asistiendo a seminarios y a formaciones. Es posible lograrlo también dialogando con expertos y escribiendo acerca de lo escuchado o estudiado.

También es posible aprender de las buenas o malas experiencias personales, sociales y laborales, propias o de otros. Una de las mejores formas de aprender es no cometiendo los errores de otros, aunque muchas veces es el aprendizaje más difícil de evadir.

aprender vs estudiar

“Quien sabe aprender, aprende hasta de una persona idiota, pues te enseña aquello que no tienes que hacer, es decir, te enseña a no ser idiota.”

Cecilio Sánchez «Cean»

Por eso es importante siempre ser autodidacta. Nunca parar de aprender para emprender mejor. Debemos, muchas veces, parar de estudiar y repasar lo que hemos aprendido para analizar resultados y mejorar.

El activo más poderoso que tenemos es nuestro conocimiento. Podemos no tener un centavo para emprender pero nuestro intelecto puede ayudarnos a diseñar y crear esa realidad que buscamos tener, solo necesitamos creer en nosotros mismos, rodearnos de las personas adecuadas, prepararnos y confiar en nuestra actitud y habilidades para alcanzar nuestras metas.

Para aprender siempre estamos a tiempo, ¿estás dispuesto/a a ello? No esperes para aprender lo que te apasiona, recuerda que educarte nunca es cuestión de dinero, es cuestión de tiempo.

¿Cómo te contacto?