Si quieres aprender a prospectar y cerrar al mismo tiempo debes parar lo que estás haciendo y leer este artículo e incluso visitar mi canal en YouTube.

Todos los que nos dedicamos al Network Marketing conocemos el proceso sencillo  del A, B, C. El A es prospectar, la B es presentar y la C es cerrar. Hay personas que lo automatizan tanto desde el primer momento que no se dan cuenta de que pierden mucho tiempo. Lo peor de todo es que pierden el tiempo con personas a las que realmente no les interesa. Por eso voy a compartirte las claves que quiero que tengas en cuenta para prospectar y cerrar al mismo tiempo.

Tú eres la primera clave

Saber qué es lo que aportas, es decir,  producto y plan de compensación están muy bien. Pero hoy quiero que pienses mucho más allá de eso. Quiero que pienses qué aportas tú como persona, como networker y como profesional. Piensa cómo vas a acompañar a la persona que prospectas durante este proceso. Piensa cuál es el sistema que tienes y cuál es tu equipo de trabajo. Todo lo que engloba realmente a tu persona.

Networkers hay muchísimos en el mundo, dentro de tu empresa también hay mucha gente que hace lo mismo que tú. Por eso el valor diferencial realmente es tu valor propio, tu marca personal. Esto es lo que verdaderamente te hará prospectar y cerrar al mismo tiempo. Tu valor es lo que solucionas y cómo vas a trabajar durante todo el proceso para conseguir sus objetivos. Así que lo primordial ya no es centrarte en esa persona sino centrarte en ti mismo, en ti misma. Ser consciente de verdad de cuál es el valor que aportas y que puedes aportar a cualquier prospecto que te encuentres en el camino.

 

Borja Chenoll Prospectar y cerrar

La segunda clave para prospectar y cerrar al mismo tiempo

Una vez que sabes qué es lo que tú aportas y sabes cuál es tu valor, durante la prospección lo que tienes que hacer es: realmente identificar qué es lo que quiere la persona. Qué es lo que busca, cuáles son sos ambiciones y sus objetivos. Saber cuál es su misión y su propósito es de suma importancia. Para esto, obviamente, lo primero que tienes que hacer es verdaderamente conectar con esa persona, con ese prospecto. Tienes que empatizar y también te tienes que abrir porque la confianza va a hacer que cuando tú te abras, esa persona se abra.

Hay muchas personas que ni siquiera se han preguntado a sí mismas qué es lo que quieren. Hay personas que ni siquiera saben lo que es soñar y pensar en grande porque nunca nadie se los ha preguntado, ni ellos a sí mismos. Así que te invito a que hables con tu prospecto tranquilamente, en confianza y que poco a poco juntos descubran qué es lo que busca, qué es lo que quiere.

Soluciona el problema

A partir de este punto, para prospectar y cerrar al mismo tiempo tienes que tener una tercera conexión. Tienes que poder solucionar el problema que tu prospecto tiene para lograr sus objetivos. Te lo repito: soluciona el problema que ellos tienen para lograr lo que ellos quieren. Porque muchas veces la gente ya sabe lo que quiere, ya sabe dónde va, ya sabe cuáles son sus objetivos y sus metas. Ahora el problema es cómo lo van a conseguir. Ahí es cuando entras tú con todo tu valor.

Quiero regalarte un consejo

Voy a regalarte este consejo. Quiero que lo tengas muy en cuenta porque te va a hacer ahorrar muchísimo tiempo y muchas frustraciones. Existen dos tipos de personas a las que presentarás esta oportunidad. Unas son las que quieren y las otras las que no quieren.

Dentro de las que quieren habrá personas muy lanzadas, muy decididas sin miedos y que directamente empezarán a trabajar contigo. Pero dentro también de las que quieren hay personas con miedo, con muchísima incertidumbre y con falta de confianza. Miedo de no poder conseguir sus objetivos, a ser engañados o inseguridad por no saber si van a ser acompañados en el proceso.

Pueden ser de diferente índole pero el error realmente es confundir las personas que quieren y tienen miedos con las personas que no quieren. Por eso no podemos perder el tiempo intentando convencer o tratando de darle esa confianza y ese valor a una persona que no quiere.

Recuerda invertir tu tiempo inteligentemente al momento de prospectar

Una persona que no quiere, que no está buscando nada, que rotundamente no quiere nada, no le vamos a solucionar nada y nunca lo va a hacer. Así que RECUERDA tenemos que invertir nuestro tiempo en las personas que quieren pero que les falta ese pasito, esa confianza, ese cómo, ese vínculo, ese valor que eres para que esa persona consiga sus metas. Esa es la clave para prospectar y cerrar al mismo tiempo.

Si este vídeo te ha aportado valor, primero que nada, aplícalo y empieza a ser más eficiente en tu tiempo en tu negocio de Network Marketing. Lo segundo, compártelo con tu equipo de trabajo y con todas las personas que realmente creas que les puede ayudar. Y lo tercero es que no te olvides de suscribirte y darle a la campanita.

 

Si también quieres saber cómo tener independencia financiera dale click aquí.