¿Cuántas veces habrás escuchado esta frase?

Aunque probablemente seas una de esas personas que aplazan el momento en el que tiene que hacer las cosas.

Jamás hay realmente falta de tiempo sino hay un orden distinto de prioridades tanto para ti como para mi, el día tiene 24 horas.

En estos últimos años me he dado cuenta de que hay personas que tiene excusas y hay personas que tienen resultados. Y la verdad es que las excusas no pagan las facturas.

Mi vida realmente cambió en el momento en el que decidí ser responsable el momento en el que fui consciente de que todo depende de mí. En ese momento tomé el poder, y no me dejé llevar por el camino de la mediocridad.

Hace ya algunos años encontré el network marketing, y descubrí que no es perfecto, pero si es la mejor forma de emprender.

¿Cómo iba a lograr tener éxito? Generar miles de dólares al mes, tener tiempo para disfrutar de lo que más me gusta, tener libertad. Lo único que sabía era que el camino no iba a ser fácil, y no lo es.

Pero como te he dicho, siendo consciente de que todo depende de mí, solo había dos opciones,

EXCUSAS VS RESULTADOS ¿ADIVINAS CUÁL ELEGÍ?