La mentalidad es todo lo que necesitas para hacer este negocio.

Mentalidad, mentalidad. Tienes que educar a la gente. Tienes que decirles que tienen que ser fuertes. Antes te he hablado de metas y objetivos, para mi está muy bien incentivar, está muy bien motivar pero esto es como una hoguera, tú tienes que encender la llama. La llama es lo que mueve, lo que calienta y es lo que perdura en el tiempo. Si tú le das viento, viento, viento, está muy bien pero si la llama está apagada da igual que le des viento o intentes ayudar, porque no hay llama. No tiene sentido.

Tienes que tener la mentalidad porque es un proceso lento. Este es un proceso para pacientes. Es un proceso que cumple perfectamente la ley de la gestación. Al ser un proceso necesitas realmente sentirte afin con lo que estás haciendo, requieres darle sentido a las acciones. Pero para vivir el proceso necesitas mentalidad. Para determinar los objetivos que quieres necesitas no tener miedo y atreverte a escribirlos. Debes aprender a determinarlos y quitarte el miedo o la paranoia que viene acompañada de limitación. Si empiezas a cuestionarte si eres capaz de conseguir tus objetivos y tus metas ya no los vas a lograr.

Miedos los tenemos todos pero muchas veces la gente no quiere apuntar las metas porque le da miedo no conseguirlas. No pasa nada, lo importante de todo esto es que no confundas que el proceso no son las metas. Tú no puedes decir: «mi meta es hacer más presentaciones, prospectar más o ir a más eventos». Esas no son metas ni objetivos. Ten el coraje, la valentía, vence el miedo y escribe el verdadero objetivo.

EL PROCESO ES COMO EL SEXO

Enamórate del proceso

Ahora bien, debes enamorarte del proceso. Comprométete con el proceso, comprométete con las acciones y escribe bien lo que quieres y no tengas miedo a fallar porque estás fallando si no vences tu miedo. Y si no estás consiguiendo lo que quieres o teniendo estrategia o un plan que te lleva a donde quieres, no pasa nada, siempre se puede volver a empezar y replantear. Lo más importante es que poco a poco vayas cambiando esa mentalidad. Quien no planifica su éxito está planificando su fracaso.

Te aseguro que si no tienes tus metas claras jamás las vas a conseguir porque jamás vas a tener una estrategia o un plan claro y determinado para conseguir y darle sentido. Por eso es tan importante la acción imperfecta. Porque todo se puede corregir el día de mañana. Con el feedback, aprendizaje y experiencias podrás ver si ese proceso que estás llevando a la acción te lleva a las metas que tú quieres. Pero para eso necesitas mentalidad y romper esas barreras que no te permiten ni siquiera hacer la acción imperfecta.

Te voy a decir algo que a lo mejor te choca pero esto es como el sexo. Tienes que disfrutar del proceso e intentarlo una y otra vez pero te tiene que divertir, de lo contrario pronto te cansarás y renunciarás. Pero si tienes el deseo, el verdadero y ardiente deseo, solamente te falta la mentalidad y disfrutar del proceso como del sexo. Así que dime…¿Cuánto realmente quieres esto?

Si te ha aportado valor compártelo con todos aquellos que necesitan la mentalidad para seguir avanzando. Para más contenido de valor visita mi canal de Youtube, suscríbete y dale a la campanita. #Yess

Si quieres saber cómo liderar con el ejemplo dale click aquí.