El dolor de hoy es la fuerza de mañana

El dolor de hoy es la fuerza de mañana, por eso, cuando las cosas vayan mal, no te rindas.

El dolor de hoy es la fuerza de mañana. Sí, aunque suene como un cliché: lo que no te mata te hace más fuerte. ¿Por qué digo esto? Porque tienes que retarte, tienes que entrar en dolor y de verdad ponerte incómodo. Eso es lo que te va a dar fuerza el día de mañana. Los problemas y los retos siempre van a venir y esa es la razón por la que es mejor que te los pongas tú cada día.

Es mucho mejor que tú te pongas metas y te plantees retos a superar porque conforme más cosas superes e incluso en algunas cosas fracases, más cerca estarás del éxito. Además, nunca serás un fracasado si nunca dejas de intentarlo. Puedes fracasar en retos y aprender de ellos, pero el camino de esas victorias es lo que te llevará a tu resultado.

Ponte retos cada día. En serio.

Así que ponte retos cada día, deja el miedo a un lado. Todo lo que comienza con un «ES QUE» son miedos al fracaso. Pero te digo que ya mismo estás fracasando o eres un fracasado o fracasada si no vas a por lo que tú quieres. No pasa nada si te equivocas una vez. No pasa nada si te tropiezas una y mil veces, lo importante es que tú sepas dónde vas.

Es vital que sepas que cada día, en cada fracaso o error te levantes y aprendas de él. Eso es lo que te mantiene vivo, eso es lo que hace que el día de mañana después del primer paso, el segundo y luego el mil, tú seas más fuerte de lo que pensaste. Te vas a dar cuenta que eres mucho más fuerte y sin importar lo que venga sabes que eres capaz de superar cada reto.

Hoy mientras estaba en el gimnasio pensaba… Todo es igual para todos, lo importante es tu capacidad. Cuando tu coges una mancuerna, un peso de 3 kilos, no es lo mismo lo que le pesa a un niño, por ejemplo, que lo que te pesa a ti. Sin embargo, los 3 kilos son los mismos. Porque tú eres más fuerte, porque tú te has retado más y has sido constante. Los 3 kilos siguen siendo igual para todo el mundo pero cada uno lo percibe de una manera diferente. ¿Quiénes lo perciben mejor? Aquellas personas que han entrenado cada día.

El dolor de hoy es la fuerza de mañana.

Así que recuerda bien lo que ya te he dicho y séllalo con fuego en tu corazón:

¡El dolor de hoy es la fuerza de mañana!

¿Cómo te contacto?