¿Cómo motivarte sin la necesidad de acudir a alguien más?

¿Sabes qué le digo a las personas que me piden motivación?

¡MOTÍVATE TÚ SOLO!

Sí, así como lo lees.

Y tú me dirás: Borja, pero ¿CÓMO?

Lo primero que tienes que saber para aprender cómo motivarte sin la necesidad de acudir a alguien, es que la motivación es intrínseca. Nadie puede lograr que tú te motives si tú no tomas la decisión de cambiar de actitud y levantarte. Yo no soy quien te va a motivar, lo máximo que puedo hacer por ti es ayudarte a entender, si quieres.

Hay que entender la diferencia entre inspirarnos en otras personas y pensar que nos motivan. Yo puedo escribir blogs, hacer vídeos, dar formaciones y escribir un libro, pero tú eres el que decide leer los blogs, ver los vídeos, poner en práctica lo que aprendes en las formaciones o aplicar lo que lees en el libro.

Por eso, la verdadera clave está en aprender cómo automotivarte cada día. Cómo entrenarte para, en toda circunstancia, tomar la acción que te ayuda a dar un paso adelante. De ti depende avanzar cada día. De ti depende la constancia y la disciplina, no de mí. Por eso, si me pides que te motive, no lo voy a hacer. Tienes que aprender a motivarte solo y tienes que aprender a conocerte.

Ahora bien, claro que puedo darte unos tips para puedas que aplicar, pero ¿ya sabes de quién depende el aplicarlos verdad? 😉

Ahora que tenemos esto claro, si todavía necesitas que alguien te motive, mejor pregúntate ¿Del 1 al 10, cuánto es tu compromiso contigo mismo? Si la respuesta no está entre un 7 y 10, no vas a hacer nada. Si no tienes un dolor o un deseo que te motive a cambiar de manera intrínseca, te prometo que no vas a hacer NADA.

Ahora pregúntate: ¿qué es lo que deseas o cuál es el dolor que TIENES QUE solucionar?

A partir de eso puedes plantearte un plan específico para alcanzarlo y listo. A continuación, tienes que ser tú quien cumple cada día consistentemente con esas acciones que te comprometiste a hacer para alcanzar lo planificado. La clave es simplemente HACERLO y equivocarse. Equivocarse rápido para aprender rápido. No tengas miedo al fracaso porque de los errores aprendemos. El error muchas veces es frustrarnos y rajarnos por haber errado, en lugar de aprender del error y continuar.

¿Sigues buscando la motivación fuera de ti o estás preparado para darle sentido a tu vida? 💙

Inspírate con el siguiente vídeo hoy:

¿Cómo te contacto?