Si quieres saber cómo hacer que tu equipo de trabajo crezca constantemente este artículo es para ti.

Hoy te comparto algo que a mí me ha costado bastante entender y aplicar. Quizá sea sencillo para ti pero para mí no lo ha sido. Por eso quiero compartirte mi experiencia para que aprendas cómo hacer que tu equipo de trabajo crezca constantemente.

Primero debes tener claro qué es eso de la zona de confort y qué es hacer crecer a tu equipo. Nuestra zona de confort es donde estamos cómodos, donde nos sentimos bien. Aquello que creemos controlar, lo que ya hemos creado como un hábito y para lo que ya nos hemos educado.

Cuando salimos de esa zona de confort es cuando la situación de vuelve complicada. No sabemos cómo movernos, no sabemos cómo actuar o no sabemos cómo afrontarlo. Son esas situaciones que nos parecen difíciles en donde tenemos que realmente sacar nuevas habilidades. Tenemos que desarrollar nuevas destrezas. Con nuestra personalidad y nuestro saber hacer debemos empezar a indagar y a solucionar nuevos problemas.

¿Qué es lo que tienes que hacer para que tú y tu equipo de trabajo crezcan?

En lo personal y también para hacer que tu equipo crezca tienes que constantemente empujarles. Tienes que sacarles de la zona de confort y eso quiere decir: ponerles incómodos. Poner a tu equipo en una situación incómoda, pero no una vez, sino constantemente. Y nunca dejar de hacerlo.

En realidad en primera instancia no tienes que empujarles de golpe a algo que les ponga demasiado incómodos. Pero sí que es verdad que constantemente tienes que empujarles sin parar hacia esa incomodidad. Las personas piensan que con ponerse incómodos y superar algo ya habrán pasado esa parte del crecimiento.

Y sí, tienen toda la razón. Pero si quieres que tu equipo crezca constantemente tienes que acostumbrarte a salir siempre de esa zona de confort. Porque una vez que ya lo has superado y vuelves a estar cómodo en esa situación que anteriormente estabas incómodo, vuelve a ampliarse tu zona de confort y vuelves a estar dentro de ella.

equipo de trabajo

Es Vedrà. Ibiza, España. Fotografía: Simone Schwoch

¿Qué hacer para salir de la zona de confort?

Cuando tu equipo, obviamente, vuelva a su zona de confort debes empujarles a nuevas situaciones. Debes mandarles deberes y mantenerles ocupados en situaciones que nunca han vivido. Tienen que experimentar situaciones donde tienen que sacar lo mejor de sí mismos. Sacar todo su potencial para resolver las situaciones que realmente van a hacer que crezcan.

Estas situaciones al principio se van a descontrolar pero el día de mañana se van a percibir como un verdadero crecimiento personal y profesional. Las situaciones serán pan comido para ellos, es decir, su zona de confort será muy amplia.

Por lo tanto, antes de llevarte a la conclusión, quiero que también entiendas una cosa: no todo el mundo va a estar dispuesto. No a todo el mundo le va a gustar que le saques de su zona de confort. No a todo el mundo le va a encantar y va a estar súper alegre, apasionado y dispuesto a que le pongas incómodo. Incluso hay personas a las que les va a molestar y se van a enfadar. Hay personas que te van a dar una pataleta como los niños pequeños. Pero hazme caso, no estás aquí para caerles bien. Estás aquí para ayudarles.

Recuerda

Si quieres que tu equipo crezca, si quieres que tu equipo esté predispuesto a estar en esa zona de incomodidad, la primera persona que tiene que estar predispuesta eres tú. Así que aplícate el cuento y empieza a crecer; empieza a sentirte incómodo y empieza a enfrentarte a situaciones difíciles para inspirar a cada una de las personas que quieres ayudar.

Como siempre, recuerda compartir este artículo con las personas de tu equipo que quieras que reciban esta información y que quieras que se pongan las pilas para salir a esa zona incómoda y crecer. También suscríbete a mi canal de Youtube, dale a la campanita y nos vemos pronto. #Yess

 

Si quieres saber también cuál es EL SECRETO DE JOHN MAXWELL dale click aquí.