4 secretos de lenguaje corporal y no verbal que debes saber para negociar

Para una negociación exitosa tienes que saber estos 4 secretos del lenguaje corporal y no verbal, sobre todo, si estás empezando a emprender y todavía tienes miedo de cerrar a tus clientes para generar una venta. Por eso, es importante que aprendas y practiques constantemente estos puntos en cada negociación o zoom que tengas.

SECRETO 1

El lenguaje corporal impacta entre 60 y 80 por ciento a la hora de negociar y, por esta razón, es estratégico utilizarlo a tu favor en el contexto empresarial. Aprender de comunicación no verbal puede ayudarte a conocer mejor a tu interlocutor y optimizar el impacto de tus mensajes. Tanto de tu lado como de su lado, es importante aprender a estar presente al 100% en la reunión y callar más de lo que se habla para captar todo lo que está pasando en la reunión.

SECRETO 2

Tienes 5 segundos para causar una buena impresión y para que tu interlocutor haga una rápida radiografía de quien tiene enfrente. La primera impresión siempre cuenta, SIEMPRE. Y eso es algo que se queda marcado en la otra persona, no existe una segunda oportunidad de hacer una primera impresión. Procura siempre estar listo para tu reunión con al menos 10 minutos de anticipación para entrar con una energía de calma y concentración. Iniciar con un buen saludo y una sonrisa es siempre la mejor opción para empezar a crear empatía.

SECRETO 3

Generar empatía siempre antes de ir al grano. Interésate de forma genuina por la persona con la que vas a negociar e inicia la reunión rompiendo el hielo. Nunca hagas nada forzado pero intenta compartir un poco de ti primero para que la otra persona se abra, es una de las mejores formas de empezar a generar empatía. Una vez que la otra persona esté compartiendo un poco de sí, escucha atentamente, nunca con brazos cerrados y procura hacer gestos de comprensión e interés. No prolongues demasiado el tiempo de hablar de otros temas. Cuando sientas que la otra persona se ha relajado, ve directo al grano.

SECRETO 4

Muéstrate seguro y tranquilo. Una simple sonrisa puede bastar. La mejor negociación es aquella en la que logramos un “ganar-ganar”. Usualmente para quien cierra la negociación, el interés es ayudar a la otra persona. Por ende escuchar y proyectar que estás escuchando atentamente es una de las mejores cosas que puedes hacer. Escucha atentamente e identifica cuándo puedes realmente aportar valor.

Existen muchos aspectos más que pueden ser interesantes acerca del lenguaje corporal y no verbal, sin embargo, si quieres hacerlo de una forma natural, procura nunca hacer nada que no sientas que dominas. Lo mejor es tener una conversación genuina, mostrando tu esencia y proyectando tranquilidad. La clave está en la repetición, mientras más negociaciones y cierres hagas, más dominarás este tema. Si te pones nervioso cuando las personas tienen objeciones, te recomiendo que veas el siguiente vídeo.

¡Comparte este artículo si te ha aportado valor!

¿Cómo te contacto?